lunes, 17 de septiembre de 2012

El mando

¡Qué invento la tele! enciendes el aparatejo y se te presentan en casa ciento y la madre también...
Y qué me decís del mando (palabra rarita dónde las halla) aprietas los numeritos para cambiar de canal cuando no te interesa lo que ves, aprietas el menos para el volumen y se callan tós, aprietas el rojo y se van de tú salón 
(suelo tocar todos los números menos el 5 porque, no sé porque me dá que la gente que vive ahí siempre grita y, yo siempre he dicho que, en mi casa la única que puede levantar la voz soy yo) no me digáis que no os gustaría un mando de esos, de control remoto para el día a día:
  • Que tienes mucha plancha, aprietas el botón de restar.
  • Que tu hijo no quiere hacer los deberes, aprietas el botón de programar de nuevo.
  • Que no te interesan los ronquidos de tú marido (o de tú señora) apritas el botón del silencio.
Cuando no te interese algo apaga y vámonos, todo ventajas, pá los reyes me pido el mando... a ver si me los traen!!

jueves, 13 de septiembre de 2012

Recortando el vuelo

Vaya, vaya... mira tú por dónde le ha daó al jefe y a su panda: ¡por las manualidades!... que digo yo, que debe ser que cuando iban a preescolar, su seño no les dejaba usar las tijeras (por si se cortaban) y ahora que las han cogido, coño que no las sueltan, si ya se sabe que "cuando un tonto coge una linde, la linde se acaba y ¿qué hace el tonto? qué sigue...
Que lo entiendo, que recortar mola un montón, que el corta y pega del ordenador también, que pasar las tijeras por la línea de puntos es una pasada; pero qué corten las alas, ah! no por ahí no paso... Es hora de que conozcáis al pegamento y que pegueís lo que habéis roto...
 ¡Jopé jefe del país! que cada vez me recuerdas más a Eduardo Manostijeras (el de la peli) que se agotan los parches, que vamos a tener que remendar hasta el carné de identidad...
Yo no digo más; pero cómo te cortes con las tijeras, no digas que no se te avisó...

martes, 11 de septiembre de 2012