martes, 24 de enero de 2012

Ojeras por empeño

¡¡Ay!! qué sería de mí sin el apropiado kilo de antiojeras que me aplico de buena madrugada!
Que mi hueva me tiene obcecá, por algo no nací gallina... Hace días los cascarones rompieron y las crías emigraron (por eso de la crisis las tuve que dar en adopción, eso de familias numerosas es contraproducente en este siglo) solo me quedé con una hueva.
Estoy "fabricando un cuento en el planeta bombilla", mi hueva será de nacionalidad bombillera y se llamará Brocheta, aunque ella preferirá que la llamen Cheta (y si no lo prefiere da igual porque la que escribe el cuento soy yo). Cuando siga el camino de la luz y salga del cascarón, si no me he dormido, aparecerá en exclusiva por aquí.
Nota: acabo de caer en la cuenta de que tengo que comprar más antiojeras, tengo que seguir sin dormir porque, ¡Dios! ¡¡tengo que inventarme un planeta entero!!

4 comentarios:

  1. Pero que artista chica! acabo de descubrirte y me quedo por aquí para seguirte.
    bss Cristina Huarte


    http://muebleando.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Pues yo estoy deseando ver esa hueva que dices. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Estoy deseando ver esa exclusiva. Ire eres genial.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Qué alegría Ire!! (Hacer un cuento, no que andes por ahí como un 'zombi'). Quizá sería bueno intentar dormir un poquito más para gastar menos en antiojeras ... Imagino que es lo que te gustaría pero ... A lo mejor merece la pena que lo hagas un dia por lo menos.
    El dibujo precioso. Me gusta MUCHO. :)

    ResponderEliminar